twitter facebook

[Firma] Lo que nunca hay que hacer en una entrevista de trabajo

En un puesto de trabajo como el mío tengo que leer muchos CV’s y de vez en cuando realizar alguna que otra entrevista. Pertenezco a los profesionales de rrHH que intenta actualizarse, saliéndome de los tópicos de la profesión.  Procuro no ser el “Temible entrevistador de las Nieves”, esos que hacen las preguntas de siempre y que pocas veces aportan información valiosa.

En el caso de los entrevistados, la mayor parte  son grandes profesionales, preparados e informados. Lo extraño es que hay casos que me sorprenden por su ausencia absoluta de sentido común a la hora de afrontar una entrevista o de presentar un CV, porque sería un milagro que cualquiera en su sano juicio contratara a alguien que cometa los siguientes errores:

  1. Presentarse a una entrevista con un “manager”: más veces de las que me gustaría, ha venido gente a una entrevista acompañado por el padre/la madre, el novio, o un amigo, el cual no solo no se queda esperando, sino que se sienta en la mesa (por iniciativa propia) y además contesta a las preguntas que le haces al candidato, vendiéndotelo como si fuera mercancía de su propiedad. “Mi hija es muy buena monitora”…puede ser, pero prefiero que me lo demuestre ella misma.
  2. No quitarse las gafas de sol. Por favor, quítatelas. Estamos en un sitio cerrado, no en una terraza.
  3. Descuidar el tono emocional: Seamos amables, serenos, simpáticos, seguros…tengamos  una actitud   abierta y dialogante y mucho, mucho cuidado con las siguientes actitudes:
  • La agresividad. Ser seguros no significa ser agresivos, ni denota una personalidad fuerte. La chulería en una entrevista es síntoma de mala educación.
  • El chantaje. Nunca, nunca hay que dar pena para intentar ganar favores. Chantajear emocionalmente a un entrevistador con frases del tipo “si no me contratas no tendré con qué comer” es más habitual de lo que parece, y es injusto e irresponsable intentar cargar las culpas de nuestra situación a otro.
  • Desesperación: No debemos mostrarnos desesperados…aunque lo estemos. Debemos fijarnos un puesto  como meta, sin caer en la famosa frase  “trabajo de lo que sea”. Es complicado, y más ahora que hay tan poco trabajo y estamos todos dispuestos a rebajar nuestras expectativas, pero mantener una imagen digna de nosotros  ante contratadores y colegas es básico para el posible éxito.
  • Intentar agradar artificialmente. Prohibido terminantemente hacer la pelota. Nunca, a nadie.

Con Internet, el acceso a la información se ha democratizado, pero aun así no ha llegado a todo el mundo ciertas informaciones básicas.

Si estás buscando empleo, mucha suerte.

Sandro González es el responsable de Formación y rrHH de CXC



4 respuestas a “[Firma] Lo que nunca hay que hacer en una entrevista de trabajo”

  1. Muy interesante la verdad, son puntos muy destacados para mantener tu empresa en un status alto y ser lider con tu producto.

  2. Vaya, yo no me considero una experta en las entrevistas pero la verdad es que estas situaciones nunca se me hubieran pasado por la cabeza.
    A mí las preguntas que más me incomodan son las de “cuáles son tus expectativas salariales?” y “dónde te ves de aquí 5 años?”

    La primera la considero injusta, la segunda tiene demasiadas variables como para hablar con criterio. Por eso me bloquean bastante.
    No sé si me puedes dar algún consejo sobre qué decir (o qué no decir) desde tu experiencia.

    Muchas gracias por el artículo y que acabes de pasar un buen día,
    Judit.

    • Hola Judit! Lo primero de todo felicitarte porque nunca se te haya ocurrido hacer algo de lo que comento en el post. Como digo, parecen cosas obvias, pero te aseguro que ocurren mucho más de lo que me gustaría.

      Las dos preguntas que me mencionas yo las englobaría dentro de “las preguntas de siempre y que pocas veces aportan información valiosa”
      Lo que no quita para que muchos entrevistadores la sigan haciendo…
      “¿Cuales son tus expectativas salariales?” es una pregunta un poco estúpida. Todos tenemos altas expectativas salariales. O no? La respuesta es complicada, ya que depende de lo que quiera oir el tópico entrevistador. ¿Si digo una cantidad alta quedo como un “sobrado”? ¿Si digo una cantidad baja quedo como demasiado pusilánime? Una salida sería contestar algo neutro del tipo “lo que marque el convenio” o “lo que se esté remunerando según el mercado”. Mi consejo sería que dijeras la verdad. Qué esperas cobrar por ese puesto. Y punto. Ten en cuenta que no conocemos a los entrevistadores y es un error decir lo que creemos que quieren oir (son palos de ciego). Por eso, seamos nosotros mismos.
      La segunda pregunta también se las trae…Se supone que la respuesta dará información sobre tus planes de vida (tus ambiciones profesionales, si te piensas mudar, tener hijos…) Te recomiendo como antes que digas la verdad (siempre y cuando no tengas pensado ir a vivir lejos…;)
      Estas preguntas-trampa valen para bien poco. A las dos que tu dices podemos sumar “¿que puedes aportar a esta empresa?” “¿por qué debo elegirte a ti?” “¿Una virtud y un defecto?” Los entrevistadores que hacen esas preguntas fuerzan a los candidatos a respuestas preparadas, los tensionan y los hacen sentir en un examen. Un buen clima en una entrevista es esencial para conocer a quien tenemos delante. En fin.
      Espero haberte ayudado.
      Saludos, Judit